Y descubre en tu interior tu propio manual para conectar con los niños desde el amor con la ayuda de herramientas de Yoga, meditación y Mindfulness

En la intimidad de nuestro hogar, la familia es el vínculo con el cual experimentamos un mundo de emociones de forma natural y es un regalo para cada uno de sus integrantes aprender a reconocerlas, dejarlas salir y gestionarlas desde el amor.

Si eres madre, lo más probable es que más de alguna vez escuchaste que “no existe un manual para ser padres”, pero lo cierto es que si te das la oportunidad de re conectar con tu mundo interior y silenciar el bombardeo de consejos, información y el ruido exterior, podrás favorecer la conexión con tu intuición y creatividad que viven en tu corazón, lugar donde se encuentran todas las respuestas para que, desde la mirada de tu niña interior, seas capaz de explorar nuevas herramientas que te dirijan a tu auto crecimiento junto con el de tu hijo o los niños que te rodean.

Debes saber que nadie conoce el flujo de energía que habita en tu hogar tanto como tú y no hay mejor maestra para tus hijos que tú misma.

Aunque no puedas pasar todo el tiempo que te gustaría con tu hijo, debes tener en cuenta que lo que importa es la calidad de aquellos momentos y no la cantidad de horas que pasas con él, por lo que toda la atención que le entregues se transformará en amor, en seguridad y confianza hacia el mismo y su entorno, y sobre todo se sentirá amado de forma incondicional.

¿Sabías que el Yoga más que una actividad física es un estilo de vida que puede ayudarte a enfrentar los momentos cotidianos en tu hogar?

Así es, la verdadera magia del Yoga ocurre luego de tu clase de Yoga.

Sus beneficios ocurren cuando comienza a transformarse la forma en que percibes y enfrentas tu entorno y tus relaciones afectivas, tomando el rumbo de vida que tú decides y no por inercia, en donde a través de herramientas prácticas vas evolucionando y acercándote a lo que realmente eres por esencia.

De la misma manera, estas herramientas puedes aplicarlas a los niños trabajando diversas formas de desarrollar su concentración, la quietud respetuosa y el amor por el presente, como también formas de reconocer sus emociones y cómo gestionarlas cuando las experimentan, transformándose en un entrenamiento para que ellos consigan sus objetivos.

A través de juegos con la respiración, los niños aprenden a:

Tener consciencia del control de su cuerpo, sus estados mentales y emocionales y entender de forma simple que todos tenemos emociones de rabia, miedo, alegría y que ellas están allí para reforzar su mundo interior.

Ser capaces por sus propios medios a resolver situaciones conflictivas como la ansiedad, la agresividad, el estrés o la dificultad para concentrarse.

Mantener relaciones respetuosas y amistosas con sus pares, con sus tutores y familiares.

Reconocer sus propios talentos con confianza, armonizando su personalidad y carácter.

Regalarle a los niños el conocimiento de la respiración es uno de los mejores regalos que puedes entregarles para su camino de vida, porque al hacerles tomar consciencia de los ciclos de inhalación y exhalación lograrás que ellos poco a poco reconozcan sus beneficios y tomen control de su cuerpo y sus estados emocionales, conectando con su inteligencia emocional para una salud plena.

Soy Andre, enamorada del Yoga y su filosofía

Y llevo 13 años profundizando en el Yoga y su filosofía de vida y 8 años sumergiéndome en todas las técnicas y estudios relacionados con Yoga para niños a través del juego, meditación, Mindfulness.

Mi propósito es llevar el Yoga a tu hogar de una forma sencilla en donde todos los padres, educadores y tutores puedan crear ritos que se integren en el día a día a través del juego, transmitiendo el verdadero valor de la respiración y de cada postura con el fin de mejorar la relación que tienen los niños con ellos mismos y para que el adulto pueda disfrutar una conexión con su propio niño interior, favoreciendo a la convivencia en sus hogares con relaciones afectivas más felices cada día.

¿Qué es un ritual ? – Es lo que hace que un día sea diferente de los otros días; unas horas de las otras”

El zorro al principito.

¡La atención plena en el presente, es el único lugar donde todo sucede!

El sentido de la vida tiene que ver con la relación que mantienes contigo misma y con tus relaciones afectivas, y cuando logras aprender a llevar tu mente al momento presente sientes placer en lo que está sucediendo, es decir aquello que haces en cada momento a solas o con tus hijos como leer, escribir, comer, hacer una postura de yoga, recoger los juegos una vez que hayan terminado de usarlos, limpiar algo que se ensucio, etc, te conectas con una energía que va de la mano del ahora y te regalas a ti y a los niños una caricia en el corazón.

¿Quieres profundizar en el arte de conectar con el mundo infantil y poder ayudar de forma saludable en el crecimiento de los niños descubriendo tu propio manual interior?