El Miedo

Nos brinda la oportunidad de trabajar a través del juego valores como la cooperación con el otro , la ayuda desinteresada , el respeto hacia la vulnerabilidad por los miedos del otro , construyendo un valor fundamental como la empatía para ponerse en el lugar del otro y desde allí ayudar al otro de forma desinteresada.

Emoción base, por naturaleza cuidadora de la vida, la respiración nos permite soltar y conectarnos con nuestra fuente inagotable de armonía.

Todos llevamos este duende  inquieto con nosotros , hay quienes les da temor la oscuridad , los ruidos fuertes …todos tenemos miedos diferentes.

El miedo es natural y un compañero en todo el recorrido de nuestro camino, ayuda a preservar la vida , a ser cautos y es útil para preparar nuestro cerebro y nuestro cuerpo para huir de los peligros e incluso evitarlos.

Como adultos debemos ayudar a los niños a gestionar esta emoción en las diferentes etapas de desarrollo.

Podemos usar la creatividad para darle nombre a esta emoción y ayudarles a conocer como funciona en el cuerpo y en la mente 

Explicarle a los niños que el miedo cómo un duende susurra en la mente una anticipación del peligro que muchas veces es imaginario y otras real.

Este duende nos ayuda a actuar con precaución , darnos cuenta de su visita nos hará conscientes para razonar lo que nos dice ya que muchas veces la falta de información que tiene le hace dudar de lo real e imaginario  y debemos ayudarle a conseguir toda la información para que encuentre un camino donde estemos protegidos del peligro real y a salvo del peligro imaginario.

La escucha, la validación , las preguntas recurriendo al razonamiento de la situación para saber si el miedo es real o imaginario son recursos muy válidos en las situaciones de miedo con los niños.

Con Amor, Andre